EMILIO FERNÁNDEZ BATISTA

ENTREVISTA2 EMILIO FERNÁNDEZ BATISTA
https://anchor.fm/microamicro-radio/episodes/ENTREVISTA2-eq1ued

Hoy entrevistamos a: Emilio Fernández Batista – Escritor (novelista, poeta y dramaturgo)

Nació en: Tías (Lanzarote) el 18 de febrero de 1966

Vamos a conocer un poco más a …Emilio Fernández Batista

¿Hubo un día que decidiste ser escritor? No quisiera decirlo así. Desde niño me gustaba mucho crear frases filosóficas, pequeños poemas y relatos cortos. También he de decir que no se me daba muy bien. Me gustaba jugar a ser escritor, pero no lo conseguía o por lo menos, eso me parecía a mí. Una vez, siendo un crío, me propuse escribir una novela. Tendría yo unos doce o trece años. Tenía la idea en mi mente, pero no supe cómo comenzarla. No me atreví a escribir, ni tan siquiera, una sola palabra. Parece increíble, pero fue cierto. Entonces, seguía escribiendo pero cada vez menos. De cuando en cuando hacía algún romance, o alguna canción, las cuales iban a parar a la funda de plástico donde solía meterlos, a la espera de que algún día los volviese a leer y, después de romperlos, echarlos en la papelera. Más tarde, ya con edad de adulto, me dio por ponerme a estudiar para acabar mis estudios, por lo que esa creatividad literaria que antes tenía, se había apagado considerablemente. Allá por el 2010 abrir mi primer “blog” y comencé a publicar algunas reflexiones y poemas. Recibía muchas visitas y muchos ánimos para que continuase escribiendo. Parecía gustar mucho a la gente. Un día, en el año 2014, participé en un concurso de Cartas de Amor y desamor “Los novios del Mojón” del Municipio de Teguise, y me alcé con el primer premio. Ese galardón me motivó mucho para continuar en el tema literario, por lo que, al año siguiente participé en el concurso de coplas “Guanapay”, también de Teguise, logrando también, el primer premio. Ese mismo año, también obtuve un segundo premio de poesía “Vida y Obra de Jorge Manrique” en la ciudad de Villamanrique en Ciudad Real. Fue entonces cuando decidí que quería dedicarme a la escritura. Quería ser escritor. Aquellos premios obtenidos reflejaban la valía de mis escritos, pensé, y hasta hoy.

¿Qué es ser escritor para ti? Hay muchas formas de definir al escritor si dependemos del lugar, la época y el entorno en que nos movamos. Unos dicen que lo serán aquellos que se dediquen íntegramente a la escritura. O, que sean autores de obras publicadas. No obstante, para mí es aquella persona que con asiduidad, expresa en forma escrita lo que quiere decir a otros, con respeto y con decoro, consiguiendo al mismo tiempo que el lector, de una forma muy amena, lo comprenda y lo disfrute al leerlo, haciéndole entrar en el contexto ideario que haya escrito. Puede ser profesional o no. También creo, a título personal, que un escritor lo es, aunque no haya publicado formalmente ningún libro. Pienso que le bastaría con demostrar su técnica a lo largo de su trayectoria. De no ser así, yo le llamaría escribiente o escribano. Pero repito. Difícilmente se podría llegar a un consenso amplio con la definición de escritor, porque creo que casi todos le daríamos un sentido diferente, por los motivos que expuse anteriormente. Lo más sencillo sería: escritor/a: persona que escribe, y nada más.

¿Qué echas de menos en el mundo literario? Hoy por hoy, cuando alguien que no sea famoso, publica un libro, se encuentra con mucha desventaja en el mercado bibliográfico. El autor podría ser muy bueno, pero si es desconocido, debido a los costes económicos, no podrá continuar publicando. No puede competir con los escritores ya consolidados. Por ello, me gustaría que en cada municipio se creara una “Sala de Exposición Literaria”, que albergue todos los libros publicados por sus habitantes, para que sean observados o adquiridos por nuestros vecinos y visitantes y así darse a conocer. Sería un lugar magnífico para que se pudiera valorar y vender las obras de tantos escritores nóveles. Dicha Sala podría ser de Arte, en general. Creo que es la mejor manera de lucir la Cultura que puede haber en un determinado pueblo de nuestra geografía, así como la calidad de sus autores.

También me gustaría que hubiese un mejor cuerpo de leyes que regularan el trabajo y las producciones de los escritores amateurs, porque se da la circunstancia de no tener muy claro, cómo actuar a la hora de declarar los gastos e ingresos de una determinada publicación. Bien es cierto que ya lo he propuesto en diferentes Instituciones Públicas, pero hasta la fecha no se ha hecho nada, al respecto. Hablaron del Impuesto de Actividades Económicas, pero eso conlleva, por lo visto, un seguro autónomo, por lo que definirlo en el tiempo es el problema. Creo que la solución sería otra muy diferente, además.

Y, por supuesto, considero que si hubiesen o se hiciesen desde las Instituciones, más talleres de escritura, exposiciones literarias dinámicas, jornadas de lecturas etc, sin duda alguna, toda aquella persona que se haya sentido atraída por las letras, no vacilará en ser partícipe de una u otra manera, para engrosar la lista de escritores y disfrutar así, de tantas satisfacciones al expresar sus ideales, como al leer los de otras. Una buena parte del bienestar social lo da la comunicación. Pues, dicho queda.

¿Qué sientes al ver tu sueño hecho realidad? Alegría y mucha satisfacción. A menudo aparece en mi mente, la vez que me propuse escribir una novela y no fui capaz de escribir ni una sola palabra para comenzar. Hoy miro hacia atrás y me doy cuenta de las vueltas tan grandes que da la vida, por decirlo de alguna manera. Jamás pensé que tendría la valentía de escribir un libro y menos, la capacidad creativa. Después de mis seis publicaciones, solo me queda agradecer. ¿A quién? Yo preguntaría ¿A quién no?. Ha habido muchas personas dándome ánimos y apoyándome constantemente. A ellas les debo lo feliz que me siento, hoy por hoy.

¿A qué tipo de público crees que llega más tu publicación? ¿Y por qué? Desde niño solía andar con gente mayor que yo. Me decía a mí mismo que, si tuve una vida anterior, tuve que ser viejo (sonrío). Sí, me gusta mucho todo lo que tiene que ver con la antigüedad. Me encanta recordar los años vividos y por ello, mi vocabulario en sí, desde siempre, se encaminaba más a hablar como nuestros mayores, que como a nuestros jóvenes. Por eso creo que las personas que me leen son en su mayoría, adultos. Pienso que llego más a los mayores.

¿Cuál ha sido el empuje final para hacer realidad tu sueño? El mayor empuje lo tuve de algunos amigos. A cada paso me decían que publicara. Que escribía bonito y que la prueba estaba en los premios recientes que había obtenido. He de decir que yo no tenía mucha fe en mis posibilidades. Solía poner excusas para no publicar. No me gustan mis poemas. Están mal medidos. Nadie querrá leer mi obra. No tengo dinero para pagar a la Editorial. Un día alguien me dijo por teléfono —Manda hoy mismo tu libro para la Editorial y si necesitas dinero, yo te lo dejo. Ya me lo devolverás cuando puedas —me dijo con voz, un tanto autoritaria. Fue ahí, cuando me pregunté, si ellos son capaces de jugarse su dinero, porque no soy capaz de enviar mi libro. Al día siguiente mi primer libro ya estaba en maquetación. También recuerdo que el mismo día que me llegaron, los nervios los tenía a flor de piel. Ver mi nombre escrito en la portada me hacía soñar despierto. Ese día tenía una amiga en casa que había venido de visita y me dijo que si quería que todo me saliera bien, que me encomendara a la Virgen del Paso de Alajeró, en La Gomera, y así lo hice. Desde entonces, todas mis publicaciones se las encomiendo a esta virgencita y, he de decir que me ha bendecido.

¿Cuántos libros has publicado? He publicado seis libros. El primero fue un poemario con algunas cartas y relatos mezclados, titulado: “Géiser, Raíces de Ardiente Lava”. El segundo fue muy parecido. Titulado: “En los Rincones del Alma”. El tercero fue la novela Tarajales Rojos que fue un éxito rotundo, pues en apenas dos meses se agotó la edición. El cuarto libro lo titulé “Éxtasis”. Un poemario lleno de poemas, canciones y relatos, muchos de ellos haciendo referencia a la propia historia de nuestras Islas. El quinto “Cuando la justicia dormía” fue una obra de teatro, basada en un hecho real, sobre el asesinato de las Hermanas Cruz Bello de Teseguite (Lanzarote) y el último fue: “El Crimen de Tacoronte”. Otra obra de teatro basada en un hecho real. Así es. En 2015 publiqué el primero y en 2020 el sexto. Es decir, seis publicaciones en cinco años. Como pueden ver, tengo muchas razones para seguir confiando en mi Virgencita del Paso.

¿En qué género literario te sientes más cómodo al escribir? Si bien es cierto que me inicié con los poemas, les digo que lo que me enamora de verdad es escribir novela. El teatro no está nada mal, pero me parecen cortas las historias. De todas formas, cada idea requiere de un estilo. A veces me viene una idea sobre algún hecho en concreto, y la misma parece que me dice el género que debo utilizar. Sencillamente, me dejo llevar por lo que siento. Por otra parte, el relato también está dentro de la narrativa, sin embargo no me llama mucho la atención, de momento, aunque últimamente estoy sintiendo cierto desafío, por su parte.

¿Qué es lo que más quisieras destacar de tus publicaciones? Quisiera destacar el sabor a nuestra tierra en todas mis publicaciones. En ellas encuentras el sentir canario, el acento, las costumbres y algo de su historia. También, un vocabulario fácil de comprender y una narrativa sencilla. Abrir un libro mío y no encontrar algo que haga referencia a Canarias, es imposible. Es como si dijera que nuestras Islas, han sido mi musa.

¿Interiormente, existe un antes y un después de ? Por supuesto. Nada tiene que ver mi vida de antes con la de ahora. Nuevos hábitos, amigos, más viajes, etc. Ahora voy a muchos sitios a los que antes no iba. He cambiado en un ciento por ciento mi andar por la vida de una manera considerable. Ahora me siento realizado, feliz. Ahora soy yo. Disfruto con lo que hago. Muchas veces me pregunto, cómo he podido vivir tanto tiempo ajeno a la literatura.

¿Podrías compartir con nosotros alguna anécdota relacionada con tu libro? ¡Claro que sí! Me pasó hace unos días. Una vecina del pueblo, al verme si dirigió a mí para felicitarme por mi último trabajo “·El Crimen de Tacoronte”, el cual le había parecido muy interesante. Lo anecdótico fue que se llegó hasta la librería y compró siete ejemplares más, para regalarlo por Reyes. Me decía —Ninguna de mis amigas se pueden quedar sin este libro. Es precioso —reflejando en su cara una inmensa alegría. Cuando me lo dijo, le di las gracias, pero no me lo podía creer.

¿Cómo está inspirado tu lugar de trabajo donde sueles escribir? El lugar donde escribo es una mini librería. Un habitáculo de tres metros y medio, por cuatro, que acogen una serie de estanterías cargadísimas de libros. Otra estantería junto a mi escritorio, con material de oficina y delante de mi, una mesa rectangular con cuatro sillas. Todo de madera color miel. En una esquina hay un par de cajas con libros y en las paredes, las fotos de mis dos hijos: Yurena Isabel y Luís Carlos. Es una casa terrera. La puerta de mi estudio da para el sur y puedo ver el mar, el Islote de Lobos y Fuerteventura, sin levantarme de la silla. A mi derecha, un gran ventanal me trae la imagen de las Montañas de Los Ajaches, del municipio de Yaiza. Sí, la cortina ocre y naranja, casi nunca está pasada.

¿Existe un horario propicio para ponerte a escribir, o cualquier momento del día es especial? Donde yo vivo el ruido casi no existe. El campo me rodea. No obstante, prefiero la madrugada para escribir. Los días que no trabajo, las mañanas también me agradan mucho.

¿Te inspira un cuadro, una foto para escribir? No. Para escribir poesía, me he dado cuenta que si he oído música clásica recientemente, me ayuda mucho. Por lo demás, lo que más me inspira para escribir es el silencio. Es una maravilla.

¿Hay algún libro que vuelves cada tanto o que te haya marcado en tu vida? Así es. Se titula “El vendedor más grande del mundo”. Cuenta la historia de un camellero en tiempos de Jesús. Al mismo tiempo, expone unos pergaminos con unos preceptos escritos que sirven de autoayuda. Su autor es Jostein Garder, creo. Lo recomiendo. A mí me cambió la vida, siendo un adolescente.

¿Qué es lo más hermoso que te ha dejado el mundo literario? Creo que, la gente que me rodea y sobre todo, la oportunidad de poder ser yo mismo. Encontrarme conmigo por medio de ella.

¿Cuál es la experiencia más bonita que has tenido con un lector? Recuerdo, con la novela Tarajales Rojos, una lectora me contaba de qué trataba dicha obra, mientras tomábamos un café. Me explicaba cada personaje de memoria y cada escena al detalle. Se había olvidado que yo fui quien la escribió. Nos hartamos de reír.

¿Tienes alguna manía al sentarte a escribir o leer? No. No suelo tener manías, ni caprichos. Tampoco soy supersticioso. Ahora, eso sí. Le he cogido el tranquillo a la Virgen del Paso.

¿Qué podrías decir que te gusta, que a la mayoría no? Me gusta viajar solo, andar por las calles de pueblos o ciudades desconocidas y sentarme en parques o plazas que sean antiguas. Lo que desconozco, me atrae. Pero eso, a la mayoría de mis amigos no les gusta. También me gustan los potajes y creo que a la mayoría no.

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¡Sí! Se titulaba “Adiós Jeannete, Adiós”. Trataba sobre el espionaje.

¿Y lo primero que escribiste? Un poema dedicado a mi hermana pequeña, Araceli.

¿Qué estás leyendo ahora? Ahora mismo no estoy leyendo nada porque estoy con unos exámenes, pero lo último que leí, hará un par de meses, fue: “La lapa” de Ángel Guerra.

¿Y escribiendo? Una novela (negra) que verá la luz el próximo verano, si Dios quiere, titulada: “JAURÍA” Al borde del Infierno”

¿Tienes algún proyecto que nos puedas contar? ¡Sí! Cogiendo como base de partida, mis publicaciones, quisiera llevar a los escenarios un espectáculo Músico-Literario donde, aparte de literatura, puedan disfrutarse otras artes como el Teatro, la Danza, la Música y el Canto. Creo que el mundo de las letras no está muy lejos éstos y que pueden vivir entrelazados o de la mano, el uno del otro. Sería como si hiciéramos del lector, un espectador escénico, al ofrecerle el contenido de una obra escrita, con canciones o expresiones teatrales. En la actualidad, en todas mis presentaciones literarias ya expongo canciones inéditas que identifican el contexto de la obra. Mi proyecto es identificarlas también con las artes escénicas, por ejemplo el teatro. Igual que lo puede hacer una película o una serie de televisión, me gustaría plasmar el contenido de cualquier obra escrita, con la dramaturgia o la música.

¿Qué consejo darías a alguien que quiere ser escritor? Ser escritor no es “querer”, sino hacerse. Por ello, lo primero que uno tiene que hacer es escribir. Ya sean sus ideales, creaciones fantásticas, realidad o ficción, todo debe empezar por plasmarlas de forma escrita. Además de eso, debería trabajar la forma de expresar lo que se quiere contar, buscando la manera de entrar en el lector, con la finalidad de hacerle pasar un rato agradable o informarle de algo que podría serle de mucha utilidad. La escritura puede ser seca, picaresca, dulce, amarga, etc, No obstante, debe llevar una entonación que sea capaz de relajar o masajear la mente del que lee. Mientras no se consiga que el lector se encuentre a gusto o le agrade bastante lo que uno escribe, difícilmente nos podremos sentir como un “escritor”.

¿Cómo promocionas tus obras? Como antes te comenté. Mis presentaciones van acompañadas de temas musicales (canciones y recitales), lo que conlleva a que, aquellos que me conocen, antes de ir a mis actos, ya tienen una idea de lo que se van a encontrar. Creo que esa es la mejor forma de promocionarse, o sea, considero que el boca a boca es el método más eficaz para conseguir más seguidores. También la redes sociales son de muchísima ayuda y, aunque cada vez se utiliza menos, la cartelería sigue llegando a mucha gente. En definitiva, cualquier forma de promocionarse, nunca esta demás. Por otra parte, la presencia en mercadillos, charlas, talleres, es muy importante. Diría que es la promoción que más puede ayudar a ser conocido y reconocido.

¿Cuál es el escritor que más admiras o te gusta leer? Nunca he sido seguidor de ningún escritor en concreto. Más bien, elijo las obras que quiero leer, independientemente de quien sea su autor. Además, aclaro que suelo apostar por leer a escritores cercanos y, si son nóveles, mejor, porque, además de disfrutar de sus contenidos, aprendo de las nuevas corrientes que nos vienen llegando.

Abrir chat